¡ENVÍOS SIN CARGO EN ARGENTINA PARA COMPRAS QUE SUPEREN LOS $AR 4000!

«Primer tiro en la pierna, segundo tiro en la cabeza". A los sentenciados [...] se les disparaba primero en la pierna. Cuando la víctima cae de bruces, cuando implora por su vida, entonces, el tiro en la cabeza. Y si los sicarios son más de dos, entonces el segundo, por norma, remata al condenado en la sien. Así se hacen las cosas. Así aprende todo el mundo a quién hay que respetar y obedecer en la Villa del Señor.»

En una villa bonaerense, cinco clanes se disputan la distribución de cocaína, y una mujer, Alcira, los sobrevive con astucia y sin miedo a la muerte. Cristian Alarcón penetra en ese mundo y construye, con su voz y las de los protagonistas, el relato magistral de una guerra interminable, llena de treguas inciertas y triunfos volátiles, en la que sus participantes nunca saben qué les puede suceder mañana.

La crítica ha dicho sobre su obra:

Sobre Cuando me muera quiero que me toquen cumbia:

«Un relato magistral de Cristian Alarcón, quien bajo la influencia simultánea de Rodolfo Walsh y Pedro Lemebel reconstruye la vida y la muerte de los jóvenes lúmpenes del conurbano bonaerense.»
Mariana Enriquez, Radar

«La formidable Cuando me muera quiero que me toquen cumbia es un modelo de excelencia del periodismo narrativo.»
Le Monde

Sobre Si me querés, quereme transa:

«Un texto a la altura de las ficciones mayores del boom. Tiene un oído absoluto para los matices, los giros, las pausas dramáticas, las invenciones lingüísticas, y los traduce en una escritura tan alejada de la desgrabación como de la cosmética literaria.»
María Moreno

«Una extraordinaria crónica [...] que se intuye destinada a expandir la riqueza del non fiction, a ubicarse entre sus obras más valiosas.»
Ángel Berlanga, Radar

Sobre Un mar de castillos peronistas:

«En Alarcón todo confluye: sabores y ritmos, alegría y dolor, convulsión y cultura popular, los personajes célebres pero también los olvidados.»
Revista Ñ

Si me querés, quereme transa, por Cristian Alarcón

$2.699
Si me querés, quereme transa, por Cristian Alarcón $2.699
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Delibooks Avenida Meeks 91, Lomas de Zamora. Horarios a Convenir.

    Gratis

«Primer tiro en la pierna, segundo tiro en la cabeza". A los sentenciados [...] se les disparaba primero en la pierna. Cuando la víctima cae de bruces, cuando implora por su vida, entonces, el tiro en la cabeza. Y si los sicarios son más de dos, entonces el segundo, por norma, remata al condenado en la sien. Así se hacen las cosas. Así aprende todo el mundo a quién hay que respetar y obedecer en la Villa del Señor.»

En una villa bonaerense, cinco clanes se disputan la distribución de cocaína, y una mujer, Alcira, los sobrevive con astucia y sin miedo a la muerte. Cristian Alarcón penetra en ese mundo y construye, con su voz y las de los protagonistas, el relato magistral de una guerra interminable, llena de treguas inciertas y triunfos volátiles, en la que sus participantes nunca saben qué les puede suceder mañana.

La crítica ha dicho sobre su obra:

Sobre Cuando me muera quiero que me toquen cumbia:

«Un relato magistral de Cristian Alarcón, quien bajo la influencia simultánea de Rodolfo Walsh y Pedro Lemebel reconstruye la vida y la muerte de los jóvenes lúmpenes del conurbano bonaerense.»
Mariana Enriquez, Radar

«La formidable Cuando me muera quiero que me toquen cumbia es un modelo de excelencia del periodismo narrativo.»
Le Monde

Sobre Si me querés, quereme transa:

«Un texto a la altura de las ficciones mayores del boom. Tiene un oído absoluto para los matices, los giros, las pausas dramáticas, las invenciones lingüísticas, y los traduce en una escritura tan alejada de la desgrabación como de la cosmética literaria.»
María Moreno

«Una extraordinaria crónica [...] que se intuye destinada a expandir la riqueza del non fiction, a ubicarse entre sus obras más valiosas.»
Ángel Berlanga, Radar

Sobre Un mar de castillos peronistas:

«En Alarcón todo confluye: sabores y ritmos, alegría y dolor, convulsión y cultura popular, los personajes célebres pero también los olvidados.»
Revista Ñ