¡ENVÍOS SIN CARGO EN ARGENTINA PARA COMPRAS QUE SUPEREN LOS $AR 4000!

Bienvenidos a Luján, Tierra de Fe. Así recibe la ciudad cristiana a todas las personas de bien que llegan a visitarla. Mejor dicho, no a todas. A algunas quiere expulsarlas. Sin embargo, se quedan, luchan y se aferran a su lugar. El Almas existió, pero Héctor Jacinto Gómez, lejos de la crónica, construye una novela que emociona y enfurece. La noche gay y la fiesta travesti ponen en vilo a la dueña de la ciudad: la Iglesia. El Almas se enfrenta a la tradición, al gaucho, a la cruz. Esta es su historia y la de su mentora, Peona, la trava pobre que accede al colegio fino, la trava enamorada, justiciera, triste y radiante. Y de Laura, la maestra de escuela que entiende que esa lucha también es la de ella. Escuchar risas de mujeres desnudas es la excusa de una denuncia para cerrar el local. Con la misma frase, Héctor Jacinto Gómez nos abre sus puertas y escribe una novela política sin hacer una sola declaración, sin delinear un manifiesto. Es con la vida de Peona, su amor por el Oso Rinaldi, la Cristian, las chicas del Convento de las Guerreras que nos muestra el paisaje brutal y despiadado en el que siempre, y todavía, hay lugar para reír.

Risas de mujeres desnudas, por Héctor Jacinto Gómez

$1.600
Risas de mujeres desnudas, por Héctor Jacinto Gómez $1.600
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Delibooks Avenida Meeks 91, Lomas de Zamora. Horarios a Convenir.

    Gratis

Bienvenidos a Luján, Tierra de Fe. Así recibe la ciudad cristiana a todas las personas de bien que llegan a visitarla. Mejor dicho, no a todas. A algunas quiere expulsarlas. Sin embargo, se quedan, luchan y se aferran a su lugar. El Almas existió, pero Héctor Jacinto Gómez, lejos de la crónica, construye una novela que emociona y enfurece. La noche gay y la fiesta travesti ponen en vilo a la dueña de la ciudad: la Iglesia. El Almas se enfrenta a la tradición, al gaucho, a la cruz. Esta es su historia y la de su mentora, Peona, la trava pobre que accede al colegio fino, la trava enamorada, justiciera, triste y radiante. Y de Laura, la maestra de escuela que entiende que esa lucha también es la de ella. Escuchar risas de mujeres desnudas es la excusa de una denuncia para cerrar el local. Con la misma frase, Héctor Jacinto Gómez nos abre sus puertas y escribe una novela política sin hacer una sola declaración, sin delinear un manifiesto. Es con la vida de Peona, su amor por el Oso Rinaldi, la Cristian, las chicas del Convento de las Guerreras que nos muestra el paisaje brutal y despiadado en el que siempre, y todavía, hay lugar para reír.