¡ENVÍOS SIN CARGO EN ARGENTINA PARA COMPRAS QUE SUPEREN LOS $AR 3500!

En "El comunista y la hija del comunista", Jane Lazarre da cuenta de la compleja y amorosa, conflictiva en ocasiones, relación que mantuvo con su padre, un emigrante judío que dedicó su vida a los ideales de la justicia social, la igualdad y la libertad. Nacido en 1902, William Lazarre emigró a Estados Unidos desde Europa del Este huyendo de los pogromos. Su vida, consagrada a la militancia dentro del Partido Comunista de los Estados Unidos, estuvo atravesada por algunos de los acontecimientos clave del siglo XX como la guerra civil española –fue miembro de la Brigada Abraham Lincoln–, el macartismo y la consiguiente “caza de brujas”. Valiéndose de sus propios recuerdos y entretejiéndolos con el material documental, Jane Lazarre nos lega algo más que un retrato de su padre: una suerte de autobiografía intelectual y emocional y un homenaje a todos aquellos que, habiendo luchado por un mundo más justo, tuvieron que hacer frente al derrumbe personal cuando todo en lo que habían creído se desmoronaba.

El comunista y la hija del comunista, de Jane Lasarre

$990
El comunista y la hija del comunista, de Jane Lasarre $990
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Delibooks Avenida Meeks 91, Lomas de Zamora. Horarios a Convenir.

    Gratis

En "El comunista y la hija del comunista", Jane Lazarre da cuenta de la compleja y amorosa, conflictiva en ocasiones, relación que mantuvo con su padre, un emigrante judío que dedicó su vida a los ideales de la justicia social, la igualdad y la libertad. Nacido en 1902, William Lazarre emigró a Estados Unidos desde Europa del Este huyendo de los pogromos. Su vida, consagrada a la militancia dentro del Partido Comunista de los Estados Unidos, estuvo atravesada por algunos de los acontecimientos clave del siglo XX como la guerra civil española –fue miembro de la Brigada Abraham Lincoln–, el macartismo y la consiguiente “caza de brujas”. Valiéndose de sus propios recuerdos y entretejiéndolos con el material documental, Jane Lazarre nos lega algo más que un retrato de su padre: una suerte de autobiografía intelectual y emocional y un homenaje a todos aquellos que, habiendo luchado por un mundo más justo, tuvieron que hacer frente al derrumbe personal cuando todo en lo que habían creído se desmoronaba.