¡ENVÍOS SIN CARGO EN ARGENTINA PARA COMPRAS QUE SUPEREN LOS $AR 4000!

Sinopsis: Esta antología propone un recorrido por la narrativa de Catala a través de once cuentos, que abarcan medio siglo de escritura. El cuento del título, .La pua de rastrillo., redime siglos de violencia masculina sobre la mujer. Su protagonista es una joven a la que han intentado violar: la pua de un viejo rastrillo se convierte en arma de autodefensa contra el agresor. .La brutalidad del mundo rural es parecida en todas partes, la violencia contra las mujeres, tambien. Escribir tambien es derribar las leyes del silencio que las esconden.. NAJAT EL HACHMI. 

"En cuanto me recupere, iré a Barcelona a que me miren los ojos. He sido, y soy, una gran observadora: me interesa verlo todo, mirarlo todo, tanto si es una persona como una pared." Así respondió Caterina Albert, "Victor Català", a los 94 años, cuando un periodista le preguntó por su salud. Como otros grandes escritores, se dedicó primero a la pintura, y sus palabras parecen haber sido forjadas en las fraguas de sus ojos. 

Este volumen reúne once cuentos que recorren toda su obra y termina con el monólogo dramático La infanticida, Su carta de presentación al público, vetado por el mismo jurado que lo habia premiado al descubrirse que había sido escrito por una mujer. Este primer choque la llevó a asumir el pseudónimo de Victor Català para explorar la sombra con absoluta libertad y construir los destinos humanos, especialmente los femeninos, sobre el hilo de la violencia.

 Así se expresa Blanca Llum Vidal en su epilogo: "Victor Català cuenta la historia que le apetece, la más rara, la más terrible, la más inaudita, la más desgarrada, la más burlesca o la más enredada, tanto da, pero lo hace cada vez desde el convencimiento -que aquí postulamos- de que haber escrito ese cuento, y no otro cualquiera, que haberlo escrito así, y no de otra manera, es una forma de posicionarse respecto a lo que pasa en esta construcción humana y tan poco esencial que es el mundo (algo muy distinto a la tierra, que la escritora tanto ama y conoce). Partiendo de este postulado, la lectura de la obra de Víctor Català deviene la lectura de un tratado político que abarca algo más de cincuenta años, los que van desde la publicación de La infanticida (1898) a la de Lenin (1949)."

la infanticida - victor catala

$3.100
la infanticida - victor catala $3.100
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Delibooks Avenida Meeks 91, Lomas de Zamora. Horarios a Convenir.

    Gratis

Sinopsis: Esta antología propone un recorrido por la narrativa de Catala a través de once cuentos, que abarcan medio siglo de escritura. El cuento del título, .La pua de rastrillo., redime siglos de violencia masculina sobre la mujer. Su protagonista es una joven a la que han intentado violar: la pua de un viejo rastrillo se convierte en arma de autodefensa contra el agresor. .La brutalidad del mundo rural es parecida en todas partes, la violencia contra las mujeres, tambien. Escribir tambien es derribar las leyes del silencio que las esconden.. NAJAT EL HACHMI. 

"En cuanto me recupere, iré a Barcelona a que me miren los ojos. He sido, y soy, una gran observadora: me interesa verlo todo, mirarlo todo, tanto si es una persona como una pared." Así respondió Caterina Albert, "Victor Català", a los 94 años, cuando un periodista le preguntó por su salud. Como otros grandes escritores, se dedicó primero a la pintura, y sus palabras parecen haber sido forjadas en las fraguas de sus ojos. 

Este volumen reúne once cuentos que recorren toda su obra y termina con el monólogo dramático La infanticida, Su carta de presentación al público, vetado por el mismo jurado que lo habia premiado al descubrirse que había sido escrito por una mujer. Este primer choque la llevó a asumir el pseudónimo de Victor Català para explorar la sombra con absoluta libertad y construir los destinos humanos, especialmente los femeninos, sobre el hilo de la violencia.

 Así se expresa Blanca Llum Vidal en su epilogo: "Victor Català cuenta la historia que le apetece, la más rara, la más terrible, la más inaudita, la más desgarrada, la más burlesca o la más enredada, tanto da, pero lo hace cada vez desde el convencimiento -que aquí postulamos- de que haber escrito ese cuento, y no otro cualquiera, que haberlo escrito así, y no de otra manera, es una forma de posicionarse respecto a lo que pasa en esta construcción humana y tan poco esencial que es el mundo (algo muy distinto a la tierra, que la escritora tanto ama y conoce). Partiendo de este postulado, la lectura de la obra de Víctor Català deviene la lectura de un tratado político que abarca algo más de cincuenta años, los que van desde la publicación de La infanticida (1898) a la de Lenin (1949)."