¡ENVÍOS SIN CARGO EN ARGENTINA PARA COMPRAS QUE SUPEREN LOS $AR 3500!
Todo transcurre durante veinticuatro horas en la habitación de un hotel en Reikiavik. Acosado por la helada que se abate sobre la ciudad, Thevenet opta por refugiarse en su cuarto de hotel durante la jornada. Quiere aprovechar el impasse
climático para hacer balance de lo que vino a investigar a la otra punta del mundo: los avatares del ajedrecista Bobby Fischer, que en 1972 ganó en la capital islandesa el campeonato mundial de Ajedrez. El año anterior, Fischer (y ese es el
corazón del manuscrito que Thevenet relee para terminar por fin de escribir) se había ganado el derecho a participar de ese evento en las semifinales que se realizaron en Buenos Aires.

Sin embargo, las barrocas peripecias porteñas e islandesas del legendario maestro estadounidense –que volvería a la aislada isla de Islandia, mucho
después, para morir- son solo la punta del iceberg de esta Fuga de invierno. Desde la pesadilla del despertar hasta el descenso nocturno al sueño, la jornada trama una galaxia narrativa con muchos y diversos núcleos: la nimiedad cotidiana de la vida de hotel, los pasados del protagonista, su relación periódica y abierta con Laura Mateos -a la que no avisó de su partida ni su viaje a Islandia-, la
escritura frustrada de poemitas japoneses o el intercambio de mensajes con sus contactos locales, Stefán y Ástridur, son algunas de sus variaciones argumentales.
 
Una visita inesperada, contra todo, cuando ya nadie lo espera, logrará introducirse en ese búnker de un día para trastocarlo todo.
El alocado proyecto narrativo de Pedro B. Rey, La lira argentina, esa constelación magmática que abre un verdadero delta de relatos cruzados, llega a su tercer opus luego de los aclamados Katsikas y Trieste. Una historia de vikingos, ajedrez, huidas y pasiones incontrolables se dan cita en esta Fuga de invierno.

Fuga de invierno, por Pedro B. Rey

$1.100
Fuga de invierno, por Pedro B. Rey $1.100
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Delibooks Avenida Meeks 91, Lomas de Zamora. Horarios a Convenir.

    Gratis
Todo transcurre durante veinticuatro horas en la habitación de un hotel en Reikiavik. Acosado por la helada que se abate sobre la ciudad, Thevenet opta por refugiarse en su cuarto de hotel durante la jornada. Quiere aprovechar el impasse
climático para hacer balance de lo que vino a investigar a la otra punta del mundo: los avatares del ajedrecista Bobby Fischer, que en 1972 ganó en la capital islandesa el campeonato mundial de Ajedrez. El año anterior, Fischer (y ese es el
corazón del manuscrito que Thevenet relee para terminar por fin de escribir) se había ganado el derecho a participar de ese evento en las semifinales que se realizaron en Buenos Aires.

Sin embargo, las barrocas peripecias porteñas e islandesas del legendario maestro estadounidense –que volvería a la aislada isla de Islandia, mucho
después, para morir- son solo la punta del iceberg de esta Fuga de invierno. Desde la pesadilla del despertar hasta el descenso nocturno al sueño, la jornada trama una galaxia narrativa con muchos y diversos núcleos: la nimiedad cotidiana de la vida de hotel, los pasados del protagonista, su relación periódica y abierta con Laura Mateos -a la que no avisó de su partida ni su viaje a Islandia-, la
escritura frustrada de poemitas japoneses o el intercambio de mensajes con sus contactos locales, Stefán y Ástridur, son algunas de sus variaciones argumentales.
 
Una visita inesperada, contra todo, cuando ya nadie lo espera, logrará introducirse en ese búnker de un día para trastocarlo todo.
El alocado proyecto narrativo de Pedro B. Rey, La lira argentina, esa constelación magmática que abre un verdadero delta de relatos cruzados, llega a su tercer opus luego de los aclamados Katsikas y Trieste. Una historia de vikingos, ajedrez, huidas y pasiones incontrolables se dan cita en esta Fuga de invierno.