¡ENVÍOS SIN CARGO EN ARGENTINA PARA COMPRAS QUE SUPEREN LOS $AR 4000!

¿Qué significa ser melliza? ¿Qué significa ser melliza ante los ojos de los otros y ante los propios? Cuando alguien se lo pregunta, Pamela y Elisa ni siquiera contestan: «Si son una célula que se dividió en dos, hay algo ancestral con lo que luchan». Pero en la soledad de ser una misma a veces extrañan esa identidad en eco, ese ser en estéreo que las mezcla y las aturde y, al mismo tiempo, ocasionalmente, las completa: «… escucha audios que se mandaron durante el día hasta que llega un momento que no sabe cuáles son los de ella y cuáles los de Pamela. Se confunde, no distingue cuáles eran sus ideas, si eran las mismas o eran otras. Con los recuerdos pasa lo mismo, se los prestan». Pymes del conurbano, viejos militantes comunistas, estrategias de ventas para teléfonos celulares, besos con gusto a cerveza, citas por Tinder, fobias, emprendedurismo millennial y la pregunta sobre la maternidad: los personajes de estos cuentos habitan esos territorios inestables y desafiantes donde la lucha no solo es para abrirse paso en el mundo, sino también para diferenciarse e intentar determinar con precisión —en el claroscuro de los días que corren— cuál es la propia historia y los propios deseos, dónde comienzan y terminan los límites de cada uno. Con destellos de un humor que no les tiene miedo a la ironía ni a la ternura, una mirada aguda y precisa para las emociones y una profundidad que desarma, estos cuentos de Leticia Rivas impresionan por su destreza extraordinaria y conmueven desde la primera hasta la última página. Federico Falco

Flora y fauna, por Leticia Rivas

$1.200
Flora y fauna, por Leticia Rivas $1.200
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Delibooks Avenida Meeks 91, Lomas de Zamora. Horarios a Convenir.

    Gratis

¿Qué significa ser melliza? ¿Qué significa ser melliza ante los ojos de los otros y ante los propios? Cuando alguien se lo pregunta, Pamela y Elisa ni siquiera contestan: «Si son una célula que se dividió en dos, hay algo ancestral con lo que luchan». Pero en la soledad de ser una misma a veces extrañan esa identidad en eco, ese ser en estéreo que las mezcla y las aturde y, al mismo tiempo, ocasionalmente, las completa: «… escucha audios que se mandaron durante el día hasta que llega un momento que no sabe cuáles son los de ella y cuáles los de Pamela. Se confunde, no distingue cuáles eran sus ideas, si eran las mismas o eran otras. Con los recuerdos pasa lo mismo, se los prestan». Pymes del conurbano, viejos militantes comunistas, estrategias de ventas para teléfonos celulares, besos con gusto a cerveza, citas por Tinder, fobias, emprendedurismo millennial y la pregunta sobre la maternidad: los personajes de estos cuentos habitan esos territorios inestables y desafiantes donde la lucha no solo es para abrirse paso en el mundo, sino también para diferenciarse e intentar determinar con precisión —en el claroscuro de los días que corren— cuál es la propia historia y los propios deseos, dónde comienzan y terminan los límites de cada uno. Con destellos de un humor que no les tiene miedo a la ironía ni a la ternura, una mirada aguda y precisa para las emociones y una profundidad que desarma, estos cuentos de Leticia Rivas impresionan por su destreza extraordinaria y conmueven desde la primera hasta la última página. Federico Falco