¡ENVÍOS SIN CARGO EN ARGENTINA PARA COMPRAS QUE SUPEREN LOS $AR 4000!

V. S. Pritchett, junto con su amigo y también escritor Gerald Brenan, es uno de los pocos ingleses que, a principios de los años treinta, recorrió el territorio español. De esa experiencia de juventud, Pritchett escribió Marching Spain, que apareció en 1928. Sin embargo, no fue hasta 1954 cuando, siendo ya un escritor consagrado, publicó El temperamento español, una excelente crónica de viaje sobre ese país. Si bien durante la guerra civil española Pritchett mantuvo su apoyo incondicional a la República, como tantos otros ingleses que defendieron la causa republicana en el frente, el autor consideraba que esta guerra civil era consecuencia de la historia de España y no de un conflicto de carácter ideológico internacional. En otras palabras, Franco, los falangistas, los comunistas y los anarquistas eran prototipos españoles, resultado de un determinado temperamento y no de una historia.

El temperamento español está considerado un clásico de la literatura de viajes, una obra en la que el autor aúna la descripción de caracteres, paisajes, historia y mito, de la que se vale para trazar un recorrido por distintos lugares de la geografía española, desde los campos de Castilla hasta las tierras del sur. «De todos los países que he conocido —escribió—, España es el que me ha causado una mayor impresión.»

El temperamento español, por V. S. Pritchett

$2.890
Sin stock
El temperamento español, por V. S. Pritchett $2.890

V. S. Pritchett, junto con su amigo y también escritor Gerald Brenan, es uno de los pocos ingleses que, a principios de los años treinta, recorrió el territorio español. De esa experiencia de juventud, Pritchett escribió Marching Spain, que apareció en 1928. Sin embargo, no fue hasta 1954 cuando, siendo ya un escritor consagrado, publicó El temperamento español, una excelente crónica de viaje sobre ese país. Si bien durante la guerra civil española Pritchett mantuvo su apoyo incondicional a la República, como tantos otros ingleses que defendieron la causa republicana en el frente, el autor consideraba que esta guerra civil era consecuencia de la historia de España y no de un conflicto de carácter ideológico internacional. En otras palabras, Franco, los falangistas, los comunistas y los anarquistas eran prototipos españoles, resultado de un determinado temperamento y no de una historia.

El temperamento español está considerado un clásico de la literatura de viajes, una obra en la que el autor aúna la descripción de caracteres, paisajes, historia y mito, de la que se vale para trazar un recorrido por distintos lugares de la geografía española, desde los campos de Castilla hasta las tierras del sur. «De todos los países que he conocido —escribió—, España es el que me ha causado una mayor impresión.»